Mi corazón y mi alma reflejados en un espejo.
jueves, febrero 19, 2009
En esta Hora y en este Lugar Sin mas tiempo que esperar

Yo trabajo de lunes a viernes, en Madrid. Entro a las ocho de la mañana y salgo a las cinco de la tarde. Una horita para comer, que suelo tomarla entre las 13:30 y 14:30 horas.

Hace mucho tiempo que no tomo vacaciones, no viajo mucho, y menos este invierno que ha hecho tanto frío, y las carreteras están fatal, que miedo a tener un accidente o algo parecido. Mejor no coger el coche.


Este fin de semana fui a mi casa, en Ávila, pero desde antes de irme a la boda en México que no iba por allí. No se lo que es un viaje largo en carretera desde este pasado mes de septiembre, que me fui a Huelva.


Pues hoy chicos, ¡me ha llegado una multa de 310 euros de un radar fijo un martes laborable a las 10 de la mañana EN LEON!. Pero si yo ni siquiera conozco León. Mira que me quedan pocos sitios por conocer España, y justo en uno que jamás he visto.


Hay varias opciones.

1º Tengo un holograma que trabaja por mi mientras yo viajo.

2º De tanto ver Harry Potter he conseguido aprender a teletransportarme con mi coche incluido y no se me ocurre otra cosa que irme a León con él. No tendré otro lugar más cálido que ir en pleno Diciembre.

3º Alguien conduce mi coche sin que yo lo sepa, y se da vueltas por Léon, dejándomelo en el parquing del trabajo a las 17 horas cuando yo salga, eso si, se preocupa de modificar el contador para que parezca que no lo ha cogido y le echa gasolina hasta el mismo nivel.



No se, son las únicas tres posibilidades que se me ocurren. ¿A vosotros se os ocurre alguna nueva?


Ahora me toca recurrir, pedir la foto, etc etc etc, y a ver si no me quitan puntos.


Vaya semanita que llevo, entre averías de agua y multas, vamos ¡¡Virgencita que me quede como estoy!!.

Etiquetas: , ,

 
posted by RosaAmarilla at 8:05 p. m. | Permalink | 8 Tu reflejo
martes, febrero 17, 2009
Ese agua que salpica.


Ponía las manos sobre la pared, pero el agua no dejaba de salir por los agujeros que las inclemencias del tiempo habían producido tras las baldosas de la cocina. El agua surgía de detras del mueble, debajo del calentador, bajo el fregadero. Un río corría por el suelo y salía por la puerta de la casa hacia el jardín. Los pantalones empapados, las zapatillas, más de lo mismo. Los nervios de punta, y ganas de desistir y abandonar en el intento. Histeria, desesperación.





Parece la típica escena de película de "Esta casa es una ruina", pero está basada en hechos reales, y la imagen descrita, es la imagen de mi persona este sábado al ir a mi casa en el pueblo.



Despues de un largo y crudo invierno, por fin el primer día de sol me decidí a ir a mi casa para llevar unas cosas que tenía por aquí y que me estorbaban, y de paso darle una vueltecilla. Lo primero que me encuentro es que el viento me había tirado la malla metálica de separación del jardín del vecino. Vaya fastidio. Encima estaba yo sola y me tocaba colocarla como buenamente pudiera.

Tras pegarme el palizón levantando y asegurando tela metálica, me da por mirar al tejado y noto algo raro en la antena. A parte de estar torcida, le soltaban piezas, piezas que encontré en el suelo, y que el viento había tirado.

- Respira hondo RosaAmarilla, respira hondo.

Al rato a mi madre, que vino a acompañarme para que no fuera sola, le entraron ganas de ir al servicio, normal, llevábamos un buen rato allí ya. Abro la llave de paso, y no sale agua. "Que tonta estás RosaAmarilla, no has abierto la general".

Salgo a la calle y retiro la nieve que está delante de la compuerta de la llave general. Abro la puertecilla de metal, y abro la llave de paso. En ese momento una lluvia de agua empezó a brotar desde la tubería, que por supuesto, era la primera que había descubierto. Empiezo a maldecir a Mariano Medina, cuando en un momento de respiración, escucho algo raro dentro de la casa.
Oh oh, que es eso que se escucha, oh oh, que es ese agua ¡¡que sale por la puerta de mi casa!!.
Salgo corriendo, entro en el jardín, paso chapoteando por el agua del recibidor, entro en la cocina y .....
¡¡¡Madre mia, madre mia, madre mia, la que tengo liada!!!

RosaAmarilla corre a poner las manos sobre las cascadas de agua que salían debajo de las baldosas de la cocina, como si eso sirviese para algo, mientras gritaba a los perros que salieran de allí, abría la puerta de debajo del fregadero para ver el desastre que allí se estaba montando, e intentaba hacerle entender a su madre que no entrara, que no quería que se mojase, a ver si iba a ponerse enferma con la edad que tiene, (que por cierto sin mojarse, acabó con faringitis).

Para haberlo grabado en video y colgarlo en el blog.

Resultado de este fantástico invierno en el que hemos llegado a estar alli a 16 grados bajo cero y con vientos de más de noventa kilómetros hora:
Antena escacharrada, separación del jardín del vecino colgando, piscina en la cocina, y cataratas en el jardín.

Y yo esperando a que un buen fontanero, bbb a ser posible, le de por hacer la buena acción del año, y aparecer por mi casa. Por lo pronto, yo tendré que ponerme a rezar a la Virgen de las Causas perdidas y al Señor de los Imposibles, para que el palo de la factura no sea tan duro como me lo estoy imaginando.

Besotes, y esta vez húmedos en el mas fiel sentido de la palabra.

Etiquetas: , ,

 
posted by RosaAmarilla at 11:20 p. m. | Permalink | 5 Tu reflejo
lunes, febrero 02, 2009
Cebolla versus queso

Hoy escuché en la radio, mientras iba a trabajar en el coche, que un equipo de investigadores suizos, de la empresa Firmenich de Ginebra, acaban de concluir un estudio sobre el olor corporal de los seres humanos.

Estos investigadores han llegado a la conclusión de que las mujeres huelen a cebolla o a pomelo, y los hombres a queso.


El estudio ha sido realizado por la empresa anteriormente nombrada, que se dedica a hacer estudios de aromas y sabores para orientación a producción de otras empresas del sector alimentario y cosmético. El estudio se realizó tras tomar muestras de sudor después de un baño de sauna a 25 hombres y otras 25 mujeres.


Tras escuchar esto, pensé yo: ¿y para hacer este estudio se han tenido que ir a una sauna en Ginebra? Les hubiera salido más barato venirse al metro de Madrid, que madre mía eso si es una gama de olores. ¿¿¡¡Pero es que la gente no sabe lo que es una ducha, una pastilla de jabón y un desodoroante!!?? Debe ser que no.

Lo más asombroso es cuando ves a una persona muy repimpolla vestida, con trajes de chaqueta y corbata muy planchaditos, y todo repeinados, y cuando pasan a tu lado van dejando rastro. Señor, que el desodorante se usa para no oler mal, no para tapar olores, tio guarro.


Pues si señores, según estos investigadores yo huelo a cebolla o a pomelo. Pues sinceramente, yo cuando levanto el alerón me suele oler a brisa del mar, limones del caribe, o violetas salvajes.

¡Si es que hay una panda guarros sueltos por ahí!

Etiquetas: ,

 
posted by RosaAmarilla at 10:26 p. m. | Permalink | 7 Tu reflejo
domingo, febrero 01, 2009
Domingo blanco.
Pensaba haber ido a pasar la mañana al campo, y así echarle un vistazo a mi casa que la tengo cerrada desde antes de irme de viaje a México. A las ocho de la mañana estaba ya en pie, vistiéndome y preparándome un suculento desayuno para aguantar el fresquito de la mañana.

A las nueve de la mañana, cuando ya estaba haciendo la cama me llaman por teléfono. Mi amiga, llamémosla gorrioncilla, que tiene las llaves de mi casa, y es la que me controla que todo esté bien, me llama para decirme que: "ni se te ocurra venir, que hay una nevada de mil demonios y sigue nevando".


Mi gozo en un pozo, el maletero todavía hasta arriba con el árbol y los adornos de navidad, y alguna que otra bolsa de ropa que aquí en Madrid casi no me pongo, y me la llevo allí para trastear por el campo y en el jardín.


Pues nada, toca dominguear hoy en casa. ¿No os habeis dado cuenta de lo largo que se puede hacer un domingo metida en casa? Hay muchas cosas que hacer, poner lavadoras, tender la ropa, recoger cuartos, leer... de todo, pero ni se os ocurra poner la tele, por que, y mira que con el tdt hay un montón de canales, ¡¡¡no hay nada potable que echarse a los ojos!!!.


Sobre las diez de la mañana empezaron a caer unos copillos. Bueno, era gracioso, otra vez nevando. Mi madre se levantó, y como yo tenía que bajar al coche a coger mi móvil nuevo que la compañía me ha dado por el plan renove, y que con la cabecita tan despistada que tengo me lo dejé desde el viernes en el maletero, aproveché para ir a comprar el pan y no saliera.


Pues como suele pasar, nieva poquito hasta que RosaAmarilla sale a la calle. ¡Madre mía que nevada!. De todos modos no me quiero quejar. He disfrutado de ella. He ido al garaje a coger el teléfono, y de vuelta, en vez de ir a comprar el pan al sitio más cercano, me ha apetecido darme una vuelta por el barrio. He dejado el paraguas cerrado, me he puesto la capucha del abrigo, y he dejado que la nieve caiga sobre mi cara. Me ha gustado la sensación. Me ha relajado, me ha hecho pensar en otros momentos, ha conseguido hacerme sonreir. La nieve es precisosa, tan delicada, tan suave, pero a la vez es peligrosa, resbaladiza. Si te paras a pensar, son iguales que las relaciones personales.
He vuelto a casa helada de frio, y empapada, pero relajada y sonriente. Y con una barra de pan de un lugar que nunca había conocido en el barrio. Llevo años en él, desde que nací hace taitantos, y es curioso que todavía haya lugares pendientes de ser descubiertos.
Ahora, y después de un domingo dominguero, estoy aquí delante de la pantalla escribiendo mis vivencias, con un te con chocolate que me traje de México. ¿Qué me deparará mañana el día? ¿Tendré una hermosa capa de hielo delante de la escalera de mi casa? Ya os contaré. Por cierto, la foto es de esta mañana del árbol que hay a la entrada del jardín.

 
posted by RosaAmarilla at 9:58 p. m. | Permalink | 4 Tu reflejo