Mi corazón y mi alma reflejados en un espejo.
martes, septiembre 27, 2005
Mi cosecha de melocotones.


.
No vuelvo a hacer la recogida del melocotón. Tenemos una casita en un pueblo de Ávila, muy bonita y preciosa. En el jardín no se nos ocurrió otra cosa que plantar tomatitos, judias, uvas, zanahorias, laurel, caqui, perejil, hierbabuena, y un lindo melocotonero. ¿Qué ocurre?, pues como manda la naturaleza todo árbol frutal da su fruto, y como buena dueña del árbol hay que recogerlo o se cae al suelo, se pudre y da peste mala en el jardín. Y ahí estaba yo, meneando el árbol, por que yo ni de coña me subo a la escalera a ver si me rompo la crisma, para que cayeran los melocotones, y ahí teníais a RosaAmarilla deslomándose para recogerlos del suelo, y acordándose de las muelas del que se le ocurrió sembrarlo. (Papi, allí donde estés en el cielo perdóname, pero me han hecho pupita en la cabeza al caer). Ya de paso me he traído unas uvitas, unas judías y unas zanahorias. Y a la mía mamma se le ha ocurrido traerse para acá un poco de perejil con raíz y todo para sembrarlo aquí, ¡¡¡como la de por sembrar melocotoneros me divorcio de ella!!!!

Y como sigo de vacaciones me despido durante unos días. Si, me voy a otro pueblo donde tenemos otra casita, a la serranía de Huelva, a disfrutar del aire puro, del verde de los olivos, del olor a naturaleza, del jamón, del chorizo, del queso, de la morcilla, de la…. Jur jur jur, creo que he cambiado de cuento. Si chicos, me voy desde hoy hasta el día siete de octubre. No os preocupéis sin no escribo, pero estoy en un pueblecito pegadito a Jabugo, en el hay cuatro casas y cuatro bares, e Internet no saben lo que es. Para que os hagáis una idea, no llegan ni las revistas ni la prensa diaria, y lo único que hay es una tiendecita pequeña donde venden de todo arrebujado, cuatro bares, que esos si están contados, un ambulatorio donde el médico pasa un par de veces por semana, y una oficina bancaria, que, ohhhh, maravillas de la ingeniería técnica, tiene cajero, pero claro, no todo podía ser tan bonito, nunca funciona.

Allí reina la tranquilidad y la paz, y como yo estoy en pleno cambio de estado anímico, y necesito mucho tiempo para pensar, ahí me va a sobrar. Además voy a aprovechar para llevarme los libros y darle un repaso, que cuando vuelva ya han empezado las clases.

Y con esto y un bizcocho, sed buenos, todo lo que os dejen, y no me echéis mucho de menos, que yo si os echaré a vosotros.

P.D: os dejo la foto de parte de mi cosecha de melocotones que me ha dejado eslomada.
Besotes gordotes a todos.
 
posted by RosaAmarilla at 1:32 a. m. | Permalink | 14 Tu reflejo
domingo, septiembre 25, 2005
Crisis existencial.
Anoche llegué prontito. ¡¡Qué calor hacía en el garito donde quedamos, al menos tuve sesión de sauna gratis!!. Por cierto, encantada de conocer a tanto bloggero nuevo, con tanta marcha y tanta simpatía, me gustó mucho la experiencia y quiero volver a sentirla.

Al llegar a casa, a eso de las cuatro y media, no podía dormir. Me dí una duchita calentita para quitarme el sudor y el olor a tabaco de encima y me puse a leer un rato para ver si llegaba Sr. Morfeo y me abrazaba un rato. Pero nada, imposible, mis trastornos del sueño por el trabajo que tengo me tienen agilipollada.

A las doce estaba de pie sin haber pegado ojo, en fin, a ver que pasa esta noche. Me levanto y me preparo un café. Me siento en el sillón del salón, miro el café y suspiro. En eso aparece mi mami, y me hizo aquel comentario que ninguna mujer espera que llegue en su día, ese comentario tan poco deseado como la famosa pregunta de los niños a sus papás: ¿De donde vienen los niños?. O la que es peor y yo hice en mi momento en una comida familiar: ¿Qué es un condón?.

Mami: -“ Hola RosaAmarilla, ¿qué tal lo pasaste anoche? Seguro que bien, tienes muchas ojeras.”-
R.A: -“Pues sí, no estuvo mal, muy divertido, gente genial, vengo contenta, no he dormido casi nada, por eso tendré ojeras.”-
De repente se queda mirándome fijamente y me dice:
Mami: -“Ummm, por cierto…, creo que ya estás teniendo una edad que tendrías que usar cremitas por la noche. Si, RosaAmarilla, de esas para prevenir las arrugas.”-

Casi se me cae el café encima y el alma a los pies. Mami, mamita mía, ¿qué me estás insinuando, que empiezo a tener arrugas? Mami, donde están esos comentarios de antes: “ Qué guapa está mi hija”, “Si es que tengo una hija que vale un primor”, “Si señora, algo gordita, pero con un porte que mas de una lo quisiera”. “Y lo guapa y lo lustrosa que está”…. Mami, mami, no me digas que me has visto arrugas, ains…….
¡¡¡Sra de Rusqui necesito tus consejos profesionales!! ¡¡Rupper, ven en mi ayuda!! ¡¡San L´oréal sálvame!!

No me lo puedo creer, mañana mismo paso por perfumería y hago acopio de cremas y potingues. Mañana mismo empiezo con la batalla antiarruga. Mañana mismo me pongo a pie de guerra.
 
posted by RosaAmarilla at 2:20 p. m. | Permalink | 10 Tu reflejo
jueves, septiembre 22, 2005
De como me gustaría ser como algún funcionario.
Continuando con el post de ayer cuando os hablé de mi visión de Avenida del Brasil de día, voy a continuar con mi peripecia en las Oficinas de la Seguridad Social.
Llegas y están las oficinas cerradas, no abren hasta las nueve. Te vas a tomar un café y vuelves, ya hay una persona esperando. Te quedas en la puerta y ves como poco a poco van entrando los empleados con cara de sueño.
La gente va llegando: -"¿el último por favor?"- Me recordó a la frutería.
Entras y hay una maquinita que según el trámite que tengas que hacer tienes que apretar un número u otro, pero claro, como son tan espléndidos en las explicaciones, al lado de cada botón te ponen una palabrita, pegada con celo, y como sea algo complicado lo que quieras hacer, ¿a que botoncito aprietas si te concuerda con varios?

Ya te aclaras y te dan el numerito, soy la segunda en ese departamento, bueno, parece que va a ir rápido. Subes, y te sientas. La sala es grande con cuatro filas de asientos mirando al frente, y al rededor los puestos de los funcionarios que te van a atender. Te sientes acorralada, vigilada. Ves como entran, se sienta, se levantan, colocan papeles, colocan los bolis, se vuelven al levantar, se saludan...y mientras tanto la que se te sienta al lado te lo va relatando: -"Claro, y ahora le cuenta lo que hizo anoche con el marido, claro y ahora van a por el cafecito mientras nosotros esperamos, claro y ahora le dice que tiene cita con la peluquera a las cinco, claro y ahora..."- ¡¡¡Señora, preocúpese por su propia vida, joe, que entre que llevo toda la noche currando sin dormir, y usted dándome la brasa, se me va
a hacer eterno!!!.

Tras quince minutos viendo esta escena, decidieron a empezar a pasar numeritos.

Entre todo lo que vi hubo algo que me llamó muchísimo la atención, os cuento e intentar meteros en la escena. Suena un teléfono en un puesto. La señorita sentada en el puesto da un brinquito y se sitúa frente al él. Lo mira fijamente..., y lo sigue mirando...y lo vuelve a mirar, inmóvil sin pestañear.. ¡¡¡¡¿¿¿ pero se piensa que se va a contestar solo por que lo mire???!!!! El teléfono deja de sonar, la señorita suspira y se relaja. Se da la vuelta y empieza a colocar otra vez los bolígrafos, y de repente ""ringggg"", el teléfono suena otra vez. Vuelta a empezar, brinquito, situación frente al teléfono, y a mirarlo. Se la ve concentrada, parece que lo tiene dominado, controlado en todo momento. Si señor, el teléfono mientras ella lo mire fijamente no va a huir, seguirá ahí gritando... Finalmente el interlocutor al otro lado de la línea se aburrió.
Hago yo eso y al tercer timbre me están pegando ya un berrido.

Yo no digo que todos los funcionarios sean iguales, al contrario, tengo varios amigos y conozco alguno que otro bastante eficaz, pero vamos que ayer me encontré unos especímenes que eran para echarles de comer aparte.

Besitos

P.D: Por cierto, al final cuando me atendieron 25 minutos más tarde, el personaje que me atendió me trató tan bien, que me dieron ganas de recomendarle una academia de educación y buenos modos, ¡¡¡¡será borde y desagradable el tío!!!!.
 
posted by RosaAmarilla at 8:46 a. m. | Permalink | 11 Tu reflejo
miércoles, septiembre 21, 2005
Una mañana en Madrid
¿Habéis ido algún día a una zona de marcha un día de diario por la mañana? Hoy me ha tocado ir a la Avenida de Brasil a las oficinas de la Seguridad Social a hacer unos papeleos. He salido de trabajar a las ocho, y como mi oficina está al lado, a las ocho y diez estaba en la puerta. Ups, no abren hasta las nueve, ¿y que hago yo ahora? Pues desayunar y darme una vuelta.
Me ha impresionado, yo estaba acostumbrada a la Avenida de Brasil del sábado por la noche, llena de gente, botellas por la calle, borrachillos graciosos que te entran y otros no tan graciosos vomitando por las esquinas. Música alta en los garitos, Iris Rover, Moby Dick, etc. Bares en los que no puedes ni entrar, estás a empujones, te pican los ojos con el humo, y vamos, pillar un sitito en la barra es como encontrar una mujer virgen en la universidad hoy en día, casi imposible.
En cambio me he encontrado la calle limpita, los jardines del centro recogidos. He descubierto una cervecería en una esquina en la que jamás me había fijado, y por 1.60 euros me he desayunado un buen café con tostadita de pan payés que daba gloria. Sin humo y en la barra sentadita en una silla tranquilita. En serio, parecía que estaba en una calle totalmente distinta, lo que cambia una ciudad según el día y la hora en que la mires.
Ha sido una experiencia muy agradable.
Besitos.
 
posted by RosaAmarilla at 11:29 a. m. | Permalink | 11 Tu reflejo
martes, septiembre 20, 2005
Mis regalitos
Hace unos dias un compi de trabajo se fue a México. ¡¡Qué bonito es México!! y vio a mi amiga, mi buena y dulce amiga Genoveva, ¡¡andale weyyy!!.
Me ha mandado con él regalitos, y me ha hecho mucha ilu. Jo, como me gusta que me hagan regalitos.
Me ha mandado una camiseta de México, una botellita de preparado para michelada (que ricaaaaaaa), una pulserita bien padre, como diría ella, un bote de salsa de chili picón con limón deshidratado, para hacerme ricas ensaladas como las que me hacía su madre cuando estaba allí, y una bolsa de amaranto que tanto me gustó.

Se que de vez en cuando me lees Genoveva, eres un cielote, y se que te lo he dicho muchas veces, pero te lo repito por que te lo mereces: Que te quiero mucho, que quiero mucho a tus papis y a la Urk, y que tengo muchiiiiiiisimas ganas de volver a veros. Que espero que el trauma del accidente de avión que tuve cuando te iba a ir a ver el pasado noviembre me dure ya poco, que supere la claustrofobia y las ansiedades que me causó, y enseguida pueda coger de nuevo vuelo directo para disfrutar de ese Cuernavaca y ese Acapulco que se nos quedó pendiente por la mala suerte.

Y a vosotros que deciros, ¡¡¡¡QUE VIVA MÉXICO!!!!

Besotes.
 
posted by RosaAmarilla at 9:02 a. m. | Permalink | 5 Tu reflejo
sábado, septiembre 17, 2005
Di el paso
Lo di.
He decidido que no puedo seguir así, que me he de volver egoista y pensar un poco en mi misma.
He decidido dar carpetazo, y comenzar a vivir de nuevo. Se que la cuesta se me va a hacer dura, pero he de conseguirlo.
Di el primer paso, he hecho saber que me estoy haciendo daño y que no puedo seguir manteniendo un contacto que me está rasgando el alma.
Adios, he dicho adios a parte de mi pasado, un adios que me va a doler mucho, y que no se si en un futuro será hasta luego, pero por ahora me gustaría que fuese un adios. Un adios a una de las mejores experiencias de mi vida mientras duró, un adios a algo que me hizo tremendamente feliz hasta que esta se quebró.
Hola, hola es lo que ahora quiero sentir, hola a la vida, hola a mi esencia, hola a mi futuro.
Hola
 
posted by RosaAmarilla at 8:40 a. m. | Permalink | 12 Tu reflejo
viernes, septiembre 16, 2005
Toc toc, no me perdí
Holaaaaaaaaa.

Sí, vale, ya se, os tengo abandonaitos, espera, plas plas plas, collejas entre oreja y oreja. Soy culpable, agacho la cabeza y moqueo un rato.
Se que ha habido gente que se ha preocupado por mi por que en estos días no he escrito nada y pensaban que me había pasado algo. No os preocupeis que sigo a la carga, solo que he necesitado unos días de reflexión, relax, y organización personal. Estoy en la época de tomar una decisión bastante importante y dura para mi y la estoy macerando, haciéndome a la idea. Ya os iré manteniendo informados.

Esta semana emigré de Madrid para estos menesteres. Estuve el jueves en Cáceres con un amigo, por cierto que bonito es Cáceres, tengo que ir alli a hacer turismo, y luego me fui de nuevo a Huelva, a la casita que tengo por Jabugo, que allí estoy muy tranquilita, sin ordenador, sin periódicos, sin teléfono, sin nada que me moleste. Yo sola conmigo misma y mis pensamientos, y oye, no veas las cosas que puedo descubrir de mi.

El resto igual, en el trabajo tensiones, en la familia tambien, y la salud pichi picha. Bueno, y en amor no te cuento.

Besitos a todosssssss
 
posted by RosaAmarilla at 7:32 p. m. | Permalink | 3 Tu reflejo
jueves, septiembre 08, 2005
Y me levanté
Y recién levantada me di cuenta de:

Everyday I love you less and less
It's good to see that you’ve become obsessed
I got to get this message to the press
That Everyday I love you less and less

And Everyday I love you less and less
I’ve got to get this feeling off my chest
The doctor says all I need is some rest
Since Everyday I love you less and less

Unless unless
I know I feel it in my bones,
I’m sick I’m tired
Of staying in control
Oh yes I feel a rat apon the wheel
I got to know just not so much is real

Oh yes, I’m stressed
I’m sorry I digress
Depress, Digress
SOS

Oooooh and my parents love me
Oooooh and my girlfriend loves me
Oooooh

Everyday I love you less and less
I can't believe that me and you did sex
It makes me sick to think of you undress
Since everyday I love you less and less

And Everyday I love you less and less
You’re turning into something I detest
And everybody says you look a mess
Since everyday I love you less and less

Unless unless
I know I feel it in my bones,
I’m sick I’m tired
Of staying in control
Oh yes I feel a rat apon the wheel
I got to know just not so much is real

Oh yes, I’m stressed
I’m sorry I digress
Depress, Dedress
SOS

Oooooh and my parents love me
Oooooh and my girlfriend loves me
Oooooh they keep photos love me
Oooooh that's enough love for me
Oooooh

Kaiser Chiefs (Everyday I love you less and less)

Boymadrid69 ya te dije que en cuanto le viera las cosas cambiarian.
 
posted by RosaAmarilla at 2:53 p. m. | Permalink | 11 Tu reflejo
miércoles, septiembre 07, 2005
Agüita amarilla
Llevo varios días molesta, el domingo por la noche tuve un poco de fiebre y el lunes por la noche empecé a orinar sangre. Vaya, salgo de Málaga y me meto en Malagón.
Por la tarde me fui al médico, a que me echaran un vistazo, y que queréis que os diga, en un momento dado me sentí ridícula.

Expliqué a la doctora los síntomas que tenía.
Doctora: “RosaAmarilla tienes claramente una infección de orina.”
Se levanta y se dirige a un armario, y me saca un vasito de plástico, sí, de esos en que se usan cuando celebran los cumples los niños, cuando vas a un estadio deportivo o cuando compras un chocolate con churros en la churrería de las fiestas. Un vasito de plástico blanco de los de toda la vida. Me dice que haga un pis y se lo entregue a la enfermera para que lo analice.

Y allí va, RosaAmarilla, con su vasito en la mano de camino al cuarto de baño para hacer la muestra. Imaginaros lo incómodo de la posición. RosaAmarilla en el servicio, con los pantalones bajados luchando para que no se le caigan al suelo y se manchen, con el bolso colgando por que no había donde ponerlo, haciendo malabarismos para encontrar la posición correcta, y conseguir sujetar debajo de mi, en tremenda postura, el vasito consiguiendo que la orina entrase dentro de él y no me llenase las manos de meaditos.
¡¡¡PRUEBA SUPERADA!!!. Lo conseguí, eso sí, no sin mucho trabajito.

Vuelvo hacia la consulta y llamo a la puerta de la enfermera. Mala suerte, no hay nadie en su despacho, ha debido salir a por algo. Y allí tenéis a RosaAmarilla, con su vasito de pis en la mano, en la puerta de la enfermera, esperando ser atendida. Tenía la sensación de que todo el mundo me miraba, (anda, mira esa tiene infección de orina), y yo pensando: “¿y si tarda mucho y no me doy cuenta y por inercia de tener un vaso en la mano voy a echarle un trago cual cerveza calentorra?”. ¡¡¡ARG QUE ASCO!!!.

Por fin llego la enfermera, con sus guantes de látex, que ya me podían haber dejado unos a mi, y recogió la muestra. Yo rauda y veloz a lavarme las manos, claro está.

Diagnostico: infección de orina que afecta al riñón, antibióticos y descanso.
Joder si lo que no me pase a mí.
 
posted by RosaAmarilla at 5:36 p. m. | Permalink | 6 Tu reflejo
lunes, septiembre 05, 2005
Recuerdos de la moda de la infancia
¿No os habéis dado cuenta como cambian los tiempos y las modas? Ayer estuve mirando fotos de cuando era pequeña, y me reí un montón.
Me acuerdo de esos vestidos que me ponía mi madre, que compraba la tela y me los mandaba hacer. Colores chillones, falda por debajo de las rodillas, pecho bordado y lo peor de todo, un peazo volante en el cuello tipo babero, y mangas abombadas. Vamos "monísima de la muerte". Ahora recuerdo que tengo todavía un vestido de esos guardado en el armario de color rojo vino a cuadritos. Un encanto.
También recuerdo los chandals que nos ponían para ir al cole. Eran tipo pitillo, con una raya en los laterales, lo había de color azul, rojo o verde, y lo peor de todo, con una gomita que te metías por debajo del talón y tenías dos opciones, o ponerte el calcetín por debajo del pantalón, que quedaba horroroso, o por encima del pantalón, para taparte la gomita, que quedaba peor todavía.
Y qué hablar de los trajes petos, que eran incomodísimos de poner y que siempre acababas con el manchurrón de helado en la parte de traje que te tapaba el pecho.
Yo personalmente lo que me creó un gran trauma en mi infancia fueron las coletas tipo Pipi Calzas largas con sendos lazos repollos que mi querida y santa madre, y mira que la quiero, me imponía en las mañanas de los domingos para ir a ver a la abuela. Ahora cada vez que veo un lazo me dan sarpullidos.
 
posted by RosaAmarilla at 3:42 a. m. | Permalink | 11 Tu reflejo
viernes, septiembre 02, 2005
De camino a la oficina
Ayer por la tarde le vi por primera vez desde que me dejó. Vino a buscarme para llevarme a trabajar, fueron solo cuarenta y cinco minutos, cuarenta y cinco minutos realmente extraños, raros, diferentes.
Le esperaba en la calle, me temblaban las manos de nervios, no sabía como iba a reaccionar yo. No sabía lo que iba a pasar por mi mente después de tantos meses sin verle, sin escuchar su voz. Llegó con su coche, y al verle aparecer, parar delante de mi, me hizo recordar tantas y tantas veces que lo hizo cuando estaba con él, pero esta vez era distinto. Esta vez cuando entré dentro no hubo un beso en los labios, no hubo un hola mi vida, esta vez hubo un simple beso en la mejilla, tímido, triste, sin mirarnos a los ojos, sin casi sentimiento.
- Estás muy guapa ahora.
- Gracias.
Fuimos camino de la oficina, que está bastante cerca de mi casa, y hablamos de cosas insustanciales, de las pifias que nos hacen algunos camiones cuando les adelantamos, o la bronca que tuve con aquel taxista hace unos días por que me arrinconó contra otro coche. Pero ni un roce, ni una caricia, y nada de mi mano acariciando su cuello o la suya tocando mi rodilla.
Aparcamos y decidimos tomarnos algo por allí antes de entrar yo a trabajar.
- Como verás no huyo de ti.
- Como verás yo tampoco muerdo y no has tenido intención de acercarte hasta mi.
Llegamos al lugar, compramos unas Coca Colas, me invita, y nos sentamos. Uno enfrente del otro.
- ¿Donde quieres sentarte?
- Enfrente de ti ¿no decías que querías mirarme a los ojos?
- Sí, pero quiero mirarte a los ojos el día que hablemos de lo que tenemos que hablar, pero hoy no hay tiempo.
Seguimos hablando de cosas que no llevaban a ningún lado, de cosas que no tienen la más mínima importancia. Le tenía enfrente, a escasos centímetros de mi, y me notaba lejos. Ya no nos sentamos cogidos de la mano, ya no nos miramos tiernamente, ya no existe esa complicidad entre los dos.
- Te sienta muy bien el moreno.
- Uish, pues ya he perdido mucho, mira, si casi ya no se nota.
- Pues te sienta muy bien, te favorece.
En ese momento empiezan a llegar compañeros de trabajo que venían a comprar su cena. Entraban en el local, la primera me hizo una señal desde lejos con el dedo, insinuándome que tuviera cuidado. El segundo cuando entró y me vio, se acercó, saludó, y al ver las caras que teníamos, se sentó con nosotros. Luego más tarde me confesó que lo hizo por que pensaba que estaba en problemas y quería salvarme. Y el tercero pasaba de largo, hasta que el segundo salió corriendo y le agarró para que se sentara con nosotros.
Llegaba la hora, y nos encaminamos a la oficina. Aquí llega el momento más raro de todos, la despedida. Llegamos a la puerta de la oficina, y fue un simple beso en la mejilla, rápido, intentando hacer que el tiempo pasara raudo para evitar este momento. Tengo la sensación de que él se me acerca, que le apetece acariciarme el brazo, la cintura, pero a la vez noto como ambos tenemos miedo a ello. Miro hacia abajo, y digo un simple ciao, adiós. Me dice algo, no le escucho por que estoy huyendo, estoy huyendo de su mirada, de su mano, de su beso. Ya no hay esos te quiero mi vida, esos besos apasionados que te decían que no se querían separar de ti, esos abrazos, apoyando la cabeza en su hombro. Ya no hay nada de eso.
 
posted by RosaAmarilla at 9:54 a. m. | Permalink | 7 Tu reflejo